viernes, 23 de octubre de 2015

Volumen 5 Capitulo 4 Parte2


                                                                      Parte 2



El mes de las catastróficas llamas del infierno 9, Día 3, 10:31



Sebastian estaba dando un paseo por la capital y mientras caminaba estaba pensando en como debería deshacerse de las cinco personas que lo estaban siguiendo desde que puso un pie fuera de la residencia. Él no se dirigía a ningún lugar en particular. Creía que dar un pequeño paseo le ayudaría a pensar las cosas con mayor claridad.


Mientras caminaba por las calles de la capital, se encontró con una multitud de personas frente a él.



Dentro se podían escuchar risas y la voz de alguien enfadado, también se podía escuchar el sonido de alguien siendo golpeado. En la multitud formada alrededor, la gente estaba comentando que alguien podría ser asesinado y que tenían que apresurarse en llamar a los guardias.


Aunque la multitud de personas impedía que Sebastian pueda ver lo que estaba sucediendo, era mas que obvio que se trataba de alguna persona cometiendo un acto de violencia.


Sebastian pensó en tomar un camino diferente, pero justo cuando estaba a punto de cambiar su dirección, dudo... y siguió adelante.


Con pasos firmes y seguros, se dirigió hacia la multitud.


"Permiso".


Con esa frase, Sebastian se movió entre la multitud y entró.


Como si fueran capaces de sentir la poderosa presencia de Sebastian, todas las personas que le bloqueaban el camino se apartaron y lo dejaron pasar. Sebastian pudo notar que había otras personas aparte de él, que estaban tratando de abrirse paso a través de la multitud. Se podía escuchar la voz de alguien pidiendo a las personas que lo dejaran pasar, tenia una voz muy nerviosa como si estuviera preocupado.


Después de haber llegado al centro de la multitud con una facilidad aterradora, Sebastian confirmó con sus propios ojos lo que estaba sucediendo.


Varios hombres vestidos estaban pateando a alguien de aspecto harapiento.


Sebastian se acerco mientras caminaba silenciosamente. Acorto la distancia entre él y los hombres hasta que estuvo lo suficientemente cerca como para tocarlos con su mano.




Uno de los cinco hombres se dirigió hacia Sebastian y preguntó bruscamente.


"¿Que sucede contigo anciano ?!"


"Me parece que son demasiado ruidosos."


"¿Acaso también quieres una lección?"


Los hombres se movieron para rodear a Sebastian, después de que los hombres se dispersaron para atacar a Sebastian, se reveló la figura en el suelo que estaba siendo pateada por los cinco hombres. Era un niño. La sangre se derramaba por su boca y nariz, no era solo eso, también toda su cara estaba ensangrentada. El niño estaba inconsciente por los constantes golpes de los hombres, aun así todavía se mantenía respirando.


Sebastian observo detenidamente a los hombres. El olor del alcohol emanaba de sus cuerpos, así como de sus respiraciones. Sus rostros estaban de un color rojo, y no era por el cansancio. Habían bebido tanto al punto de que no eran capaces de controlar su violencia.


Sebastian le hablo con un rostro sin emociones.


"Aunque desconozco las razones por la cual están golpeando a este niño, estoy seguro de que ya lo han pateado bastante."


"¿Ahn? Ese mocoso ensucio mi ropa con su comida. ¿Se supone que debo dejar que se vaya después de haber hecho eso? "


El lugar hacia donde el hombre estaba señalando, ni siquiera estaba manchado. La ropa del hombre había estado sucia desde un principio. Teniendo en cuento eso, el lugar donde estaba la mancha de comida ni siquiera se podía ver.


Sebastian volvió sus ojos hacia el que parecía ser el líder del grupo. Aunque la diferencia fue casi indetectable, era casi imposible para un ser humano, Sebastian podía percibir con sus sentidos que aquel sujeto era un guerrero. 


"Verdaderamente... esta ciudad tiene un terrible orden público."


"¿Ahn?"


Su comentario parecía estar relacionado con un suceso pasado, uno de los hombres empezó a pensar que él estaba ignorándolos, en ese mismo instante Sebastian hablo con una voz llena de ira.


"…Apártate de mí vista."


"¿Qué? ¿Que acabas de decir, Anciano? "


"Lo repetiré una vez mas. Apártate de mí vista."


"¡Bastardo!"


El rostro del hombre que parecía ser su líder se puso de color rojo por la ira. Totalmente enfadado por las palabras de Sebastian, él hombre levanto su puño para golpearlo y- el hombre cayo al suelo.


las voces de la multitud sorprendida por lo que acababa de pasar se podía oír desde todas las direcciones, y por supuesto, de la misma manera de los cuatro hombres restantes.


Lo que Sebastian hizo fue simple. Él usó su puño para golpear la barbilla del hombre con una exactitud- milimétrica a una velocidad ilusoria apenas visible para la vista de cualquier ser humano y sacudió el cerebro del hombre en su cráneo. A pesar de haberlo golpeado con una velocidad imperceptible para el ojo humano, no lo golpeo bruscamente por que de hacerlo, la gente podría entrar en pánico. Por eso contuvo su fuerza.


"¿Quieren continuar?"


Sebastian preguntó en voz baja.


Como si la abrumadora fuerza de Sebastian les hiciera recuperarse de su embriago, los hombres retrocedieron unos pasos, mientras que se disculpaban al mismo tiempo. Sebastian pensó que los hombres también deberían de haberse disculpado con el niño sobre el suelo, pero no lo hicieron.


Sebastian volvió sus ojos hacia los hombres, estaban intentando levantar a su compañero que se encontraba completamente abatido en el suelo, luego de esto, Sebastian trató de acercarse hacia el niño pero se detuvo a mitad del camino.


(¿Se supone que esto es lo que debería estar haciendo?)


En este momento, él tenía sus propios problemas que necesitaban ser atendidos inmediatamente. Pero él estaba tratando de asumir una carga más. Qué tonto. Cuando llegó el momento, eran estas las razones por las que se metió en problemas en primer lugar

El niño que había sido salvado por él, tenia que conformarse soló con eso.


A pesar de estos pensamientos, Sebastian se acercó al muchacho que estaba tendido en el suelo. Él tocó ligeramente la espalda del chico y vertió su Ki. Recuperar por completo el cuerpo del niño seria realmente fácil para Sebastian, pero él no podía permitirse llamar la atención.


Después de haber decidido que no debía destacar ni en lo mas mínimo, Sebastian hizo señas hacia una de las personas que se encontraba observando.


"... Por favor, lleve a este niño al templo. Es muy probable que sus costillas estén rotas. Tenga cuidado con eso y por favor llévelo con cuidado sobre una tabla para que no se mueva demasiado. "


Al ver como el hombre asentía con la cabeza mientras escuchaba las instrucciones, Sebastian siguió adelante. No había necesidad de se quede dentro de las multitudes. Dondequiera que caminara, la multitud se abría ante él.


Cuando Sebastian volvió a continuar con su caminata, sintió que el número de personas que lo seguían se había incrementado.


Sin embargo, eso no era un problema. De esta forma podría saber para quien trabajaban.


Los cinco hombres que lo estaban siguiendo a partir de la residencia eran sin lugar a dudas, los hombres de Mizuke. Aun así , luego del incidente con el niño dos personas mas comenzaron a seguirlo.


Por su zancada y el sonido de sus pasos, parecían ser hombres adultos. Pero él no se podía  imaginar de quienes se trataban.


"Pensar en quienes podrían ser no me llevara a ninguna parte, después de todo no conozco a muchas personas en el Reino. Entonces lo primero que debería hacer es atraparlos”.


Sebastian hizo un giro en la carretera y caminó más y más en la oscuridad. Aun así, las personas aun lo estaban siguiendo.


"¿... Me pregunto si al menos están intento ocultarse?."


Ellos no mostraban signos de ocultar el sonido de sus pasos. Sebastian se preguntó si era porque no estaban lo suficientemente capacitados para hacerlo, o si había una razón diferente. En cualquier caso, él podría simplemente confirmarlo por sí mismo. Cuando la cantidad de personas por los alrededores disminuyó, Sebastian estaba a punto de hacer su movimiento para capturarlos cuando- al mismo tiempo- la voz de alguien que lo seguía se pudo escuchar, era la voz de un joven.



"-Discúlpeme."


8 comentarios:

  1. Gracias por el trabajo de traducir este cap, una lastima que sea tan corto!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. no imposible climb ya es adulto ademas de que fue salvado por la princesa como el mismo esplica en capitulos anterioes seguramente seraia un desconocido el que puede que hablara con sebastian a lo ultimo sea climb

      Eliminar
  3. gracias por la traducción, pero como que estos capítulos son muy cortos no?

    ResponderEliminar