martes, 27 de octubre de 2015

Volumen 5 Capitulo 5 Parte1

                                                                      Parte 1



El mes de las catastróficas llamas del infierno 9, Día 3, 12:07


"Según la información extraída del asesino que capturamos, el burdel se encuentra pasando aquella puerta; ademas de eso, menciono que había otra entrada hacia el burdel”.

Los tres estaban frente a la entrada del burdel, frente a la puerta donde Tsuare había sido arrojada, Sebastian señaló un edificio que tenía varias puertas. Aunque Climb y Brain estuvieron presentes cuando el asesino comenzó su explicación, ellos nunca habían ido a un burdel, por lo tanto se encontraba un poco confundidos, por esa razón escucharon atentamente a las indicaciones de Sebastian.


"Eso también lo he oído por parte del asesino. El asesino menciono que la otra entrada, también era utilizada como salida de emergencia y por esa misma razón estaba resguardada como mínimo por dos guardias. En ese caso, creo que la mejor decisión seria dividirnos en dos grupos. Así que si tomamos en cuenta nuestra capacidad de combate, ¿Sebas-sama debería atacar por la entrada principal, mientras Climb y yo atacaremos por la salida de emergencia?, de esa forma nadie dentro del burdel podría escapar. "

"Personalmente no tengo ningún inconveniente con este plan, ¿Qué opinas sobre esto Climb?"

"Tampoco tengo ningún inconveniente. Pero Unglaus-sama, después de entrar, ¿Qué deberíamos de hacer? ¿Deberíamos realizar una búsqueda juntos? "

"Por favor, llámame Brain, lo mismo para Sebas-sama. En fin... aunque la mejor elección debería ser mantenernos en grupo para evitar que el enemigo nos atrape, existe la posibilidad de que pueda haber un pasadizo secreto que incluso el asesino al que capturamos desconozca. Así que deberíamos buscar rápidamente mientras Sebas-sama está distrayendo al enemigo en el frente”.

Como si estuviera recordando algo, Brain murmuró que era común que existiera una pasaje secreto que solo el líder de la organización conociera.

"Entonces, ¿Eso quiere decir que no separaremos una vez estemos dentro?"

"... Mientras que estemos preparados para los peligros, tendremos que actuar y esperar lo mejor de nosotros mismos."

Con estas palabras Brain, Sebastian y Climb asintieron con la cabeza.

"Entonces, ya que eres más fuerte que yo, ¿Podrías encargarte de la búsqueda en el interior, Brain-sama?"

"Yo también estaba pensando en que esa seria la mejor opción. Climb, tú resguardaras la salida, para evitar que alguien pueda escapar por una ruta secreta”.

No era necesario decirlo, adentrarse en el interior conllevaba un alto riesgo de poder encontrarse con el enemigo. Ya que Brain era mucho más fuerte que Climb, él podría realizar la tarea fácilmente.

"Entonces ese será el plan de acción."

Ellos habían estado discutiendo en el camino sobre el plan para atacar el burdel, esto era porque aun no habían visto la ubicación real del burdel, había cosas que parecían no encajar. Pero ahora, ya habían decido el papel que cada uno desempeñaría, según el plan de Sebastian.

Sebastian comenzó a caminar tranquilamente mientras se dirigir hacia la puerta de metal que impedía el paso al burdel. Al ver el ancho de la puerta de metal, Climb estaba seguro de que él mismo jamas seria capaz de derribarla, no importaba que tipos de entrenamientos estuviera dispuesto a realizar, Climb era como un trozo de papel frente a Sebastian

La entrada era un lugar importante, por sentido común, debía de estar extremadamente resguardada. A pesar de que Sebastian se dirigía sólo, para atacar aquel lugar, Climb no estaba preocupado en lo absoluto. Brain Unglaus, es el único guerrero que pudo luchar en igualdad contra Gazef Stronoff, el guerrero más fuerte en el Reino y en los países vecinos, y esa misma persona había declarado que [Incluso si los dos tuvieran que pelear juntos contra Sebastian, no tendrían ninguna oportunidad de ganar]. Eso solo quería decir que Sebastian era una existencia que se encontraba en una liga totalmente superior a la de los héroes, alguien tan fuerte, se encontraba caminando hacia la puerta de metal

"Mantente tranquilo. Según la información extraída, golpear cuatro veces a la puerta es la señal para demostrar que eres una aliado. No creo que lo hayas olvidado, pero te lo repito por si acaso”.

"Gracias."

No lo olvidó, pero independientemente de eso, Climb agradeció a Sebastian.

"Si es posible quisiera capturarlos vivos. Pero en caso de que se resistan voy a matarlos sin piedad. ¿Eso no sera ningún problema, cierto? "

Tanto Climb como Brian sintieron un escalofrío recorrer por su cuerpo, esto se debió a la tranquilidad con la que Sebastian dijo estas palabras mientras sonreía suavemente.

Él no estaba equivocado en sus palabras, esa era le mejor manera de responder si es que una situación así se llegara a presentar. Ambos sabían que si ellos se encontraban en la misma situación, también lo harían. La razón por la que se intimidaron y tuvieron escalofríos fue porque parecía que Sebastian tuviera otra personalidad, una personalidad totalmente aterradora, muy diferente de la que ellos habían conocido, una personalidad digna de alguien tan poderoso como él.

A simple vista, parecía ser un caballero amable y con una mente fría, Podían sentir como si un ser bondadoso y un ser extremadamente cruel convivieran dentro de Sebastian. En ese momento ambos tuvieron una premonición; si Sebastian llegara a mostrar su otra personalidad dentro del burdel, todo aquel que estuviera dentro moriría, lo mas correcto seria decir que ocurriría una masacre.

Climb nerviosamente habló con Sebastian.

"Intentar evitar muertes seria inútil, por lo tanto la mejor elección seria dejar a algunos sobrevivientes. Después de todo, somos solo tres personas. Pero si ves a alguien que parece ser un miembro de alto rango, ¿podrías capturarlo vivo? Interrogar a una persona con alto rango en el bajo mundo nos traería muchos beneficios”.

"Yo no soy un asesino, Climb. Por favor no te pongas nervioso, no he venido con la intención de matar a todos dentro del burdel”.

Climb se sintió aliviado por su dulce sonrisa.

"Me disculpo. Estaré a su cuidado”.

                                                                           ♦


"Bueno entonces, destruiré rápidamente este lugar y ganare algo de tiempo."

Si Sebastian destruía este burdel, podría ponerle fin a los chantajes que intentaban hacerle, aunque sea solo temporalmente. Si tenía la suerte de encontrar documentos confidenciales o algo similar, podría liberarse fácilmente de las desviaciones que había dentro de la ley de liberación de esclavos, sin embargo si que no era capaz de encontrar ningún tipo de evidencia que vinculé al burdel con la organización  "Ocho Dedos", entonces Sebastian tendría que prepararse para tomar represalias e incluso podría ir olvidándose de Tsuare.

En el peor de los casos, él solo podría comprar algo de tiempo, y así proporcionar una oportunidad para que Tsuare escape. Tal vez incluso pueda encontrar una mejor manera.

"Ahora que lo recuerdo, ¿no había un comerciante en E-Rantel que nos habló amigablemente?. Tal vez yo le pueda pedir ayuda”.

Incluso si la mente de Tsuare tuviera una recuperación completa, ella sería más feliz si tuviera alguien en quien confiar.

Sebastian se volvió y miró de nuevo a la puerta de metal. Lo tocó y comenzó a recordar la escena de Tsuare siendo arrojada en un saco. La puerta estaba compuesta de hierro y madera. Una sola mirada era todo lo que se necesitaba para saber qué tan difícil era para un ser humano destruirla sin herramientas.

"Me preocupa Climb...”

Él no tenía que preocuparse por el hombre llamado Brain Unglaus. Incluso si él se enfrentara a Mizuke, su oportunidad de ganar era alta. Pero Climb era diferente. Él no tendría ninguna oportunidad de victoria frente a un enemigo como Mizuke, después de todo él era alguien que tenia una fuerza comparable a los aventureros de rango adamantium.

Climb partcipó en la misión por voluntad propia- Sebastian no pudo rechazarlo al ver cómo le ofreció su ayuda, Climb parecía estar preparado para lo peor. Sin embargo, que un joven que intentara ayudar y perdiera su vida sería algo muy lamentable, sobre todo si se trataba de la vida de una persona tan buena.

"Deseo que ese niño tenga una larga vida...”

Sus palabras eran adecuadas para aquellos que han vivido por mucho tiempo. Por supuesto, Sebastian había sido creado como un hombre viejo, así teniendo en cuenta el tiempo desde que él nació hasta ahora, él sería más joven que Climb.

"Por lo menos, sería mejor si, yo soy el que se enfrentara a Mizuke. Sólo espero que Climb no se encuentre con él”.

Sebastian rezó a los 41 seres supremos para que le concedan su protección a Climb.

Si Mizuke era el más fuerte dentro de este burdel, entonces lo mejor que podría pasar seria que se enfrentase contra Sebastian. Sin embargo, si él trabajaba como guardaespaldas de alguien, también existía la posibilidad de que intentara huir, mientras lo protege. Con un corazón preocupado, Sebastian agarró la manija de la puerta de metal y la hizo girar.

Sólo podía darle media vuelta. Teniendo en cuenta el tipo de negocio que se desarrollaba dentro del burdel, era obvio que la puerta estaría cerrada.

"Yo no soy ningún experto cuando se trata de forzar cerraduras... entonces. Voy a tener que abrir la puerta a mi manera”.

Sebastian murmuró con fastidio y bajó su cuerpo. Retiró su mano derecha mientras sostenía su mano izquierda delante de él. Era una espléndida posición, tan robusta como un árbol con mil años de antigüedad y profundamente arraigado a la tierra.

"Hm!"

Lo que sucedió después, fue una escena imposible de creer.

El brazo de Sebastian estaba enterrado dentro de los bordes de la puerta de acero, en las bisagras. No, no se detuvo solo allí. Su brazo continuó adentrándose cada vez más profundo.

Con un chillido, las bisagras se separaron de la pared.

Sebastian abrió libremente la puerta que había perdido su resistencia.

"¿Pero qué significa esto…?"

Tan pronto como entró, había un pasillo y dentro se encontraba un hombre alto con el pelo puntiagudo que estaba frente a una puerta semi-abierta. Estaba totalmente sorprendido con una expresión atónita.

"La puerta estaba un poco oxidada así que la forcé y la abrí con un poco de fuerza. Deberían engrasar la puerta más seguido".

Sebastian habló con el hombre y cerró la puerta. No, tal vez sería mejor decir que apoyo la puerta a una lado.

Mientras el hombre se encontraba estupefacto por lo que había visto, Sebastian se adentró mientras caminaba libremente, como si estuviera dando un paseo.

"Oye, ¿qué está sucediendo?"

"-¡¿Que fue ese ruido?!"

Las voces de los otros hombres se oían detrás del hombre estupefacto.

Sin embargo, al estar frente a Sebastian no fue capaz de reaccionar, el hombre habló.

"¿... B... B-Bienvenido?"

El hombre estaba confundido y lo único que podía hacer era observar como Sebastian se acercaba lentamente. Normalmente, Un trabajador de un lugar como este burdel reaccionaria con la violencia como primera opción. Sin embargo, la escena que el hombre acababa de presenciar estaba lejos del sentido común y no era capaz de reaccionar.

Sin poder responder a los hombres que se encontraban preguntándole detrás de él, el hombre dio a Sebastian una sonrisa halagadora. Lo hizo porque sus sentidos le decían que esa era la mejor opción para sobrevivir. También podría mentirse desesperadamente a si mismo pensando que este hombre era uno de los mayordomos de un cliente de este burdel. El viejo caballero, trataba de mostrar una sonrisa hospitalaria, el guardia estaba seguro que, el hombre que se acercaba lentamente hacia él era una monstruosa existencia.

Sebastian llevaba una sonrisa; suave y gentil. Sin embargo, sus ojos no tenían bondad en él. Tenía una mirada filosa que podría cautivar a la gente, era como una espada afilada.

"¿Podría hacerse a un lado?"

Un “glop”, no, era más como un "plaf". Un sonido repugnante sonó en el instante en que Sebastian termino de hablar.

El armamento que llevaba el hombre superaba fácilmente los 85 kg. Aun así el hombre estaba girando fácilmente en el aire y se encontraba moviéndose demasiado rápido a una velocidad imposible de seguir para un ser humano. El cuerpo del hombre se estrelló contra la pared con un fuerte golpe.

 El burdel entero se sacudió como si hubiera sido golpeado por el puño de un gigante.

"... ¡Oh, no, si lo hubiera matado solo un poco más adentro habría dado un golpe psicológico a todos dentro del burdel y habrían huido ... Bueno, parece que hay más a la izquierda, tendré que tener más cuidado de ahora en adelante."

Sebastian se dijo a sí mismo que tenía que contener su fuerza, dejó el cadáver del hombre y se adentró hacia el burdel.

Sebastian abrió la puerta y entró a la sala. Con movimientos gráciles, miró a su alrededor. En lugar de parecer que estuviera atacando la base del enemigo, daba la sensación de ser una persona que estaba tomando un paseo alrededor de una casa abandonada.

Había dos hombres.

Ellos miraban atónitos a la mancha de sangre con forma de flor carmesí estampada contra la pared detrás de Sebastian.

La sala estaba impregnada con el olor a alcohol barato de una calidad que nunca se encontraría en Nazarick. La mezcla con el olor de la sangre y las entrañas formó un extraño aroma que causaba nauseas.

Sebastian juntó la información que él escuchó de Tsuare y del asesino y trató de trazar la estructura del interior del burdel en su cabeza. Aunque la memoria de Tsuare estaba llena de agujeros y tenía poco que ofrecer, él escuchó que la verdadera tienda, se encontraba en el sótano. El asesino nunca había estado allí y la información que él brindó no era de ayuda en ese aspecto.

Por más que Sebastian observara el suelo, no podía encontrar las escaleras ocultas.

Si no podía encontrarlas por sí mismo, entonces él simplemente tenía que preguntarle a alguien que si conociera.

"Perdón, me gustaría hacerle una pregunta."

"Guaahh!"

Tan pronto como él habló con ellos, uno de los hombres dejó escapar un grito. Parecía que ahora, la idea de intentar luchar contra Sebastian había desparecido de sus mentes. Sebastian se sintió aliviado. No podía controlar su fuerza muy bien si pensaba en lo que le habían hecho a Tsuare y sus puños terminaban esparciendo muerte en cuestión de segundos.

Si ellos abandonaban la idea de luchar, él podría evitar que escaparan rompiendo sus dos piernas.
Los hombres que estaban temblando de miedo apoyaron sus espaldas contra la pared, en un intento de tratar de alejarse lo mayor posible de él. Sebastian los miró sin emoción y sonrió.

"Hiiii!"

Su miedo aumento y el olor a amoniaco se propago en el entorno.

Sebastian pensó que podría haber ido demasiado lejos en asustarlos y frunció el ceño.

Uno de los hombres cerró sus ojos y se desmayó. La tensión había causado que pierda la conciencia. El otro hombre miró a su compañero con una expresión de envidia.

"Haa ... como acabo de decir, me gustaría hacerle una pregunta. Tengo algunos asuntos pendiente, por lo tanto. ¿Podría decirme hacia donde tengo que dirigirme? "

"... E-eso es."

Sebastian vio que los ojos del hombre estaban llenos de miedo, parecía ser que le temía más a la traición que a Sebastian. Aunque los asesinos eran de la misma manera, parecía que este hombre temía de ser atrapado por la organización. Recordando sobre el hombre que huyó con el dinero que recibió y por cómo actuó, lo más probable era que ya hubiera muerto.

Como parecía que no tenía pensado hablar sin algo que le asegure su vida, Sebastian dijo las siguientes palabras que lo dejaron atónito.

"Parece que hay dos bocas en este lugar. No me importa matarlo si es que no quiere hablar”.

El hombre empezó a sudar profundamente y su cuerpo temblaba como si se hubiese vuelto loco.

"O-oh-oh-Allá! No, ahí es donde está la entrada secreta! "

"Efectivamente."

En cuanto observo hacia donde él estaba señalando, esa parte del piso parecía ser realmente diferente del resto.

"Ya veo. Gracias. Ya hiciste tu parte”.

Cuando Sebastian sonrió, el hombre comprendió el significado oculto detrás de sus palabras y tembló, su rostro cada vez estaba más pálido. Aun así, él suplico con un poco de esperanza.

"Yo-yo le estoy rogando, s-simplemente no me mate!"

"Me niego."

La respuesta inmediata congeló la sala en silencio. Los ojos del hombre crecieron como platos, esa era la expresión de una persona tratando de negar lo que no quería creer.

"Pero, te lo dije! Hey, no voy a hacer nada, así que déjame vivir! "

"Eso es cierto, pero...”

Sebastian exhaló un suspiro y sacudió la cabeza.

"Me niego."

"Tú ... estás bromeando, ¿verdad?"

"Si eso es lo quieres creer, entonces hazlo. Pero sólo hay un resultado obvio”.

"… Por favor Dios."

Sebastian recordó cuando recogió a Tsuare y ligeramente entrecerró los ojos.

¿Qué derecho tenía un hombre con este tipo de trabajo pedir algo de Dios? Y para Sebastian, los 41 seres supremos eran sus dioses. Se sentía como si acabara de ser insultado.

"Esto es lo que te mereces."

La vos agresiva del hombre parecía estar intentando evitar su muerte, pero el hombre parecía haberse dado cuenta de que iba a morir.

¿Iba a correr o pelear? El momento en que la elección se colocó delante de sus propios ojos, sin dudarlo, el hombre eligió huir.

Incluso si tuviera que luchar contra Sebastian, el resultado era obvio. En cambio, no importara lo pequeña que fuera, tenía una mejor oportunidad de sobrevivir si corría. El hombre había elegido correctamente.

Debido a que durante unos segundos, no, a pesar de ser durante sólo por una décima de segundo, su vida se había extendido.

Después de haber sido capturado al instante, el hombre que estaba corriendo hacia la puerta se detuvo, Sebastian ligeramente volvió su cuerpo. La ráfaga de viento se dirigió hacia la cabeza del hombre y él se derrumbó. Su cabeza golpeó la pared con un ruido sordo y rodó hasta el suelo, dejando un rastro de sangre.

Un momento después, la sangre brotó del cuello sin cabeza del hombre y se pulverizo sobre el suelo.

Esa fue realmente una espléndida técnica. Para decapitar una cabeza con una patada circular, aunque tenía la velocidad y el poder para hacerlo posible, la parte más aterradora era que ni una sola mancha de sangre se encontraba en el zapato de Sebastian.

Con el sonido de sus pasos acercándose, Sebastian caminó hacia el hombre que se había desmayado con sus ojos en blanco y en el suelo. Con el sonido como un viejo árbol en sus últimas horas, el cuerpo del hombre convulsionó. Después de unos espasmos, ya no se movía.

"... ¿Acaso no era obvio lo que les sucedería después de haber hecho tanto daño a todo esa gente? Pero pueden descansar en paz, sus pecados han sido expiados usando sus cuerpos como pago ".

Sebastian recupero los cadáveres.

Los alineo alrededor de las escaleras, los cuerpos estaban totalmente destruidos. Incluso mirarlos era horrible; hizo esto para infundir el miedo y la duda a cualquiera que tratara de huir. Era un método que Sebastian pensó en caso de que no puedan destruir la salida de emergencia.

Después de mover los cadáveres, Sebastian se dirigió hacia la entrada secreta.

Primero se escuchó el sonido de las partes mecánicas siendo destruidas. Después de eso, un gran agujero se abrió en el suelo. La cubierta del piso roto ruidosamente cayó por las escaleras resistentes.

"Ajá... Si destruyo estas escaleras, entonces sería difícil para ellos escapar a través de este camino."


                                                                          ♦


La habitación era de un tamaño promedio.

Dentro de la habitación no había casi ningún mueble, era como si el interior estuviera desolado, los únicos objetos dentro de la habitación eran una cama y un armario.

Aun así la cama no estaba en mal estado. Más bien, era un colchón relleno de algodón, un lujo que solo era utilizado por los nobles. Sin embargo, como si solo estuviera centrado en su funcionalidad carecía de adornos y tenía un diseño sencillo.

Encima de la cama se encontraba un hombre completamente desnudo.

Parecía ser una persona en buena condición a pesar de su edad, pero tenia un cuerpo gordo y pesado, era un aspecto físico que revelaba la descuidada vida que este hombre había llevado.

Aunque su rostro podría considerarse como un rostro normal, la grasa en su rostro le hacía perder lo poco de belleza que le quedaba. En cuanto a él, nadie podría pensar que este hombre era como un cerdo. Incluso los cerdos eran animales con inteligencia, encantadores y amaban las cosas limpias. Sin embargo, en este caso, este hombre era un animal estúpido y lo único dentro de su vocabulario eran puras groserías, parecía ser el tipo de persona que nunca en su vida había tocado un libro.

Su nombre era Stafan Hevish.



Él levanto su puño y aterrizo en el cuerpo de alguien. El sonido de alguien siendo golpeado se podía escuchar.

Una expresión de satisfacción se mostró en la flácida cara de Stafan. LA razón por la que Stafan estaba sonriendo grotescamente era por haber golpeado a la otra persona sobre la cama, la sensación paso por su mano y sintió un placer tembloroso arrastrándose por su columna. Su cuerpo se estremeció.

"Ohhh ..."

Nuevamente levantó su puño, desde lejos se podía ver como su puño estaba empapado con la sangre de otra persona.

Stafan estaba acostado en la parte superior de una mujer desnuda.

El rostro de la mujer estaba hinchado y su cuerpo tenía manchas rojas, esto era debido a las hemorragias internas. La sangre se derramaba de su nariz aplastada esparciéndose hasta cubrir su cara. Sus labios y ojos se encontraban hinchados, haciendo que sea irreconocible la belleza que algunas ves tuvo. La ropa de la mujer estaba a un lado de la cama, incluso las condiciones en que se encontraban las prendas de la mujer eran extremas, sus prendas estaba descoloridas y sucias, la sangre de la mujer había manchado las sabanas.

Después de un tiempo, sus manos que había puesto sobre su cara para protegerse de los golpes de Stafan habían caído sobre la cama. Su cabello se encontraba totalmente tirado sobre la cama, era similar a la imagen de una mujer con su cabello esparcido sobre el agua.

"Oye, ¿Qué, eso es todo? Ahn? "

La mujer había sido golpeada a tal extremo que ya no podía escuchar las palabras de Stafan, parecía que ya no estaba consciente.

Stafan levantó su puño y la golpeo una vez más.

"Smack". El puño impacto contra sus mejillas, junto con el pómulo en el interior, golpeo tan fuerte que el dolor del impacto también afecto a Stafan.

"Che, me duele!"

En un ataque de ira, la golpeo nuevamente.

La cama crujió junto con el sonido de los golpes. La piel de la mujer estaba completamente hinchada mientras que los golpes de Stafan la cubrían de sangre. La sangre se esparcía alrededor de la cama con cada golpe, dándole a la cama un color rojizo.

"... ... Uuu."

A pesar de estar siendo horriblemente golpeada, el cuerpo de la mujer no mostraba signos de dolor, la razón era que su cuerpo estaba tan lastimado que parecía un cadáver.

Si la mujer seguía siendo golpeada de esta manera su vida comenzaría a estar en grave peligro. Aun así la razón de que ella aun estuviera viva no tenía nada que ver con que Stafan estuviera controlando su fuerza. Era porque el impacto de los golpes de Stafan eran absorbidos por el colchón. Si ella hubiera estado siendo golpeada en el suelo, hace mucho tiempo que ya habría muerto.

Stafan la golpeaba libremente sin contenerse, porque él sabía que aun si la mataba nadie podría hacerle nada, era como una vida sin valor. Si él pagaba el costo por los servicios de la mujer y aun así la mataba, el burdel se encargaría de todo.

En realidad, Stafan ya había matado a varias mujeres en aquel burdel.

Pero desde que el burdel comenzó a cobrar una cantidad de dinero por la perdida de sus empleadas, tal vez inconscientemente contuvo la fuerza de sus manos.

Stafan lamió sus labios mientras miraba el rostro de la mujer inmóvil sobre la cama.

Este burdel era el mejor lugar para todo tipo de fetiches. Algo como esto nunca se permitiría en un burdel normal. No, incluso si se le permitía, Stafan no conocía un lugar igual a este burdel.

Le agradaban los días, cuando la venta de esclavos aún no estaba prohibida.

Los esclavos habían sido considerados como objetos de propiedad, aquellos que habían tenido esclavos y abusado de ellos, tenían un rencor profundo en contra de ver como los esclavos caminaban libremente. Era como ver a personas por las cuales pagaron y ya no podían tener autoridad sobre ellos, en otras palabras, para ellos era haber gastado su dinero en vano. Pero para alguien como Stafan, que tenía un fetiche particular, los esclavos eran la mejor opción para satisfacer su lujuria. Pero ahora que estaba prohibido la esclavitud, Stafan se veía obligado a venir a este burdel para complacer sus fetiches.

( ¿Qué habría hecho si no hubiera sabido sobre este lugar?)

(Sin duda, no habría sido capaz de soportarlo. Habría cometido un crimen y hubiera sido arrestado.)

Aquel que presentó este burdel a Stafan fue su amo– a pesar de que le pidió influencia legal para sus trabajos ilícitos – él estaba muy agradecido con su amo, el noble a quien servía.

"Gracias amo."

Una emoción tranquila subió a los ojos de Stafan. Aunque era difícil de creer teniendo en cuenta su naturaleza y personalidad, él sentía una profunda gratitud hacia su amo.

(Solo que-)

Su ira creció repentinamente y puso una aterradora expresión en su rostro.

Eran sus emociones de odio que sentía hacia la chica que abolió la ley, la razón de que la esclavitud fuera prohibida.

"Maldita perra!"

Su cara estaba totalmente cubierta de ira y sus ojos parecían buscar sangre.

La cara de la princesa Renner se sobrepuso en el lugar de la mujer que estaba siendo golpeada. Stafan exploto de ira y comenzó a golpear a la mujer una y otra vez.

Con un golpe, la sangre fresca salpicó una vez más.

"¿Que, tan, refrescante, sería, sentir, mi, puño, golpeando, la, cara, de, ella?!"

Una y otra vez, golpeaba la cara de la mujer.

El interior de la boca de la mujer parecía haber perdido un diente por la ráfaga de golpes de Stafan. Una gran cantidad de sangre salió de los labios hinchados de la mujer.

La única reacción que podía hacer la mujer era temblar cada vez que ella era golpeada.

"-haa, Haa".

Después de varios golpes. Stafan relajo sus hombros y limpió el sudor de su frente, él estaba cansado de golpearla.

Stafan miró a la mujer debajo de él. Su aspecto había quedado totalmente horrible. Ella estaba media muerta, no; su cuerpo ya se encontraba con medio paso hacia la muerte. Ella realmente no se podía mover.

"Gulp". El sonido de la garganta de Stafan sonó.

Nada le excitaba más que hacerlo con una mujer totalmente golpeada y maltratada. Sobre todo si solían ser hermosas, mientras más hermosas era mejor. No había nada que lo saciara más que destruir algo hermoso.

"¿Qué tan bien se sentirá golpear a aquella mujer de esta manera?"

Stafan recordó la dueña de la residencia que había visitado antes. Recordó la cara arrogante de la mujer cuya belleza rivalizaba con la de la princesa de este país, la que era aclamada como la más hermosa.

Por supuesto, Stafan sabía que no podía ser el primero en tocar a una mujer como ella. Aquellas que satisfacían la asquerosas lujuria de Stafan eran las empleadas que ya habían sido usadas.

Una mujer tan hermosa como ella, seria comprada por un poderoso noble y la escondería en sus dominios, para no revelar su comercio ilícito.

"Sólo una vez, si pudiera tenerla como esta que- la golpeo hasta la muerte."

Si algo así fuera posible, ¿Qué tanta satisfacción podría sentir?

No hace falta decir que era un sueño imposible.

Stafan miró a la mujer que yacía debajo de él. Su pecho expuesto se movía ligeramente hacia arriba y hacia abajo. Después de haberlo confirmado, sus labios hicieron una expresión retorcida.

Stafan agarró el pecho de la mujer, haciendo que el pecho de la mujer se retorciera por su mano.

La mujer no mostró ninguna reacción. Ya no podía reaccionar ante un dolor de este nivel. Actualmente, la única diferencia entre la mujer debajo Stafan y un maniquí era que ella era suave.

Stafan sintió una pequeña insatisfacción por su falta de resistencia.



(Por favor no me mates)

(Por favor, perdóname).

(Lo siento).

(Por favor deje de).



Stafan se imaginaba los gritos de la mujer.

(¿Debería haberla violado cuando ella aun podía hablar?)

Mientras pensaba, Stafan siguió jugando con el pecho de la mujer.

Casi todas las mujeres que terminaban en este burdel, tenían las mentes rotas y sus corazones no lo podían soportar. Mirándolo de esa manera, se podría decir que la acompañante de Stafan para hoy era mejor de lo habitual.

"¿Paso lo mismo con aquella mujer?"

A quien Stafan recordaba en su mente era a Tsuare. Ni siquiera quería oír lo que pasó con el hombre que la había dejado ir.

Sin embargo, Stafan no podía detener la sonrisa en su rostro cuando pensaba en el viejo mayordomo a quien había visitado anteriormente.

¿Se supone que quería albergar a una chica que ha tenido sexo con varios hombres y cuando la situación lo requería, con mujeres e incluso con no-humanos? Apenas podía contener la risa cuando el mayordomo demostró que estaba dispuesto a pagar una fortuna de varios cientos de piezas de oro por Tsuare.

"Ahora que lo pienso, la voz de la mujer cuando gritaba de dolor era bastante hermosa."

Buscó en sus recuerdos y recordó los gritos de la niña. En comparación con los otros que terminaron aquí, no había sido tan malo.

Stafan sonrió y comenzó a satisfacer sus deseos carnales. Él agarró la pierna de la mujer con una mano y la abrió. Sus piernas eran muy delgadas, lo suficiente para caber en una de las manos de Stafan.

Con la entrepierna de la mujer abierta y desnuda, Stafan la montó.

Agarró su miembro erecto por su lujuria y-



Con un clic, la puerta se abrió lentamente.

"¡¿Qué?!"

Stafan volvió rápidamente hacia la puerta y vio a un anciano que le parecía familiar. Entonces, inmediatamente recordó la identidad del anciano.

Él era el mayordomo que conoció en esa residencia.

El viejo hombre llamado Sebastian- entró en la habitación sin restricciones, camino con elegancia. Se movía tan naturalmente, que Stafan no podía decir una palabra.

(¿Por qué el mayordomo de aquella residencia esta aquí? ¿Por qué en esta habitación?) Frente a una situación que no podía entender, el interior de la mente de Stafan se convirtió en blanco.

Sebastian estaba junto a Stafan. Y después de ver a la mujer que yacía debajo de él, volvió sus ojos fríos en la dirección de Stafan.

"¿Le gusta golpear a los demás?"

"¿Qué?"

La extraña atmósfera provocó que Stafan se aleje rápidamente y agarre su ropa.

Sin embargo, incluso antes de que pueda hacer eso, Sebastian ya había comenzado a moverse.

"Slap". Stafan pudo escuchar ese sonido a un lado de él y, al mismo tiempo, su visión se sacudió.

Un momento después, su mejilla derecha se puso caliente y podía sentir un dolor que se extendía salvajemente.

Él había sido golpeado, no, había sido abofeteado en la cara. Stafan finalmente logró darse cuenta de lo que acababa de suceder.

"Maldito, como te atreves a hacerme algo com-"

Slap. Una vez más, la mejilla de Stafan gritó de dolor. Y Sebastian, no se detuvo.

Izquierda, derecha, izquierda, derecha, izquierda, derecha, izquierda, derecha

"Shtaaalp!"

Stafan siempre había sido el tipo de persona que golpeaba a otros, pero nunca nadie lo había golpeado. Sus ojos se llenaron de lágrimas.

Él cubrió sus mejillas con ambas manos mientras intentaba alejarse.

Como si se hubieran quemado sus mejillas, el dolor poco a poco comenzó a extenderse.

"Maldito bastardo! Crees acaso ser capaz de escapar de este burdel después de hacer algo así ?! "

Sus mejillas rojas hinchadas latían cada vez que hablaba.

"¿Acaso no puedo?"

"Acaso no lo entiendes imbécil! ¿Quién crees que soy yo! "

"Un tonto."

Fácilmente acortó la distancia que Stafan había puesto entre ellos y- Slap! Una vez más, las mejillas de Stafan fueron golpeadas.

"Deteeennte! Por favor detennteel! "

Stafan cubrió sus mejillas como un niño siendo regañado por sus padres.

A pesar de que a Stafan le gustaba la violencia, las personas contras las que él peleo, siempre eran personas incapaces de aguantar el dolor, en su mayoría mujeres. Incluso si tuviera que ir en contra de Sebastian, que se parecía a un anciano en el exterior, Stafan era demasiado cobarde como para enfrentarlo. Él no podía atacarlo sabiendo que su oponente si podría defenderse, no era como las mujeres que él acostumbraba abusar.

Como si hubiera entendido lo que estaba dentro del corazón de Stafan, los ojos de Sebasian parecían haber perdido el interés, ya que miro a la mujer.

"¡Qué cosas tan horribles has hecho ..."

Stafan pasó corriendo junto a Sebastian que estaba caminado al lado de la mujer.

"¡Idiota!"

La cabeza de Stafan se llenó de furia.

(¡Estúpido anciano!).

Estaba llamando a los hombres del edificio para que vengan y le den una lección a Sebastian. Ahora que Sebastian había hecho algo como esto, Stafan nunca se lo perdonaría y una vez lo atraparan, Stafan quería encargarse de él. Tendría el gusto de causarle un terrible dolor y miedo.

En su mente, pensó en la hermosa dueña del mayordomo.

El amo era responsable de los errores del mayordomo. Ambos tendrían que asumir la responsabilidad de este incidente. Él hará que se den cuenta de que ellos lo habían golpeado.

Con estos pensamientos en su mente y su grasa corporal moviéndose de arriba hacia abajo, Stafan salió corriendo.

"¡Oye! Hay alguien ahí ?! "

Él gritó en voz alta. Uno de los empleados debería de estar llegando pronto.

Sin embargo, al salir al pasillo puedo ver una escena que traiciono todos sus pensamientos.

Estaba tranquilo.

Lo suficientemente tranquilo como para sentir que el lugar estaba vacío.

Mientras se encontraba desnudo, Stafan observo la escena a su alrededor.

Había un silencio aterrador en el pasillo- la atmósfera extraña infundió miedo en Stafan.

Mirando a ambos lados de él, había muchas puertas. Estaba de más decir que nadie saldría de estas puertas. Una tienda donde las personas con fetiches- atroces y enfermizos, eran clientes frecuentes, era imposible que el pasillo se encuentre sin ruido.

Pero estaba seguro que los empleados deberían de haberlo escuchado.

Había visto varios empleados detrás de él cuando fue conducido a su habitación. Todos ellos eran hombres de aspecto rudo y tenía un físico musculoso que alguien como Sebastian no poseía.

"¿Por qué no hay nadie, cualquiera venga ?!"

"-Porque Ellos están muertos o inconscientes."

Una voz baja respondió a los gritos de Stafan. Rápidamente se dio la vuelta y vio a Sebastian de pie en silencio.

"Parece que hay algunos que he dejado vivo... pero la mayoría de ellos están muertos."

"Eso no es posible! ¿Cuánta gente crees que hay aquí ?! "

"... Tres personas que parecen ser empleados, luego diez más. Y hay siete personas como tú”.

¿Qué estás diciendo?

Stafan miró a Sebastian con una expresión de duda.

"Por el momento, no hay nadie aquí que vendrá corriendo a ayudarlo. Incluso si recuperan la conciencia, rompí sus piernas y sus brazos. Si quieren llegar a ayudarlo tendrían que arrastrarse como gusanos”.

Una expresión de sorpresa apareció en el rostro de Stafan. Pensó que era imposible, pero el ambiente extraño dentro del burdel le hizo darse cuenta de que Sebastian estaba diciendo la verdad.

"Sin embargo, no siento la necesidad de mantenerlo vivo. Voy a tener que matarlo aquí”.

Él no saco ni un arma o cuchilla, solo se acercó en silencio, aparentemente despreocupado. Stafan temía ese movimiento increíblemente normal del viejo. Se dio cuenta de que Sebastian realmente iba a matarlo.

"¡Espera! ¡Espera! Yo tennngo unaaa propuesssstaaa para ti! "

"... Me es difícil entenderlo si habla de esa manera. ¿Quiere decir que tienes una buena propuesta para mí? Déjame pensarlo... No me interesa”.

"Entonces ¿Porque estas en este lugar!"

No había ninguna razón para que termine en una situación como esta. ¿Qué razón tendría él para morir? Por primera vez, Sebastian era capaz de entender sus pensamientos.

"... Incluso cuando piensa en todo lo que ha hecho, ¿todavía no lo sabes?"

Stafan trató de recordar. ¿Hizo algo que no debería haber hecho?

Sebastian suspiró.

"…Ya veo."

En el mimo instante en que pronuncio esas palabras, Sebastian dio una fuerte patada frontal hacia el estómago de Stafan.

"Así que esto es lo significa ser alguien que no merece vivir."

Stafan fue asaltado por el increíble dolor de sus órganos internos reventando. Aunque no hubiera sido extraño para él caer inconsciente por el dolor y morir, sólo se sentía débil, mientras que su conciencia aún permanecía.

(¡Duele!)

(¡Duele!)

(¡Duele!)

A pesar de que él quería gritar y agitarse, el dolor era tan intenso que ni siquiera podía moverse.

"Moriras."

Stafan oyó una voz escalofriante. A pesar de que quería pedir por su vida, su garganta no se movió.

El sudor entró en sus ojos y su visión se hizo nublosa. Dentro de ella, vio como Sebastian se alejaba.

(¡Sálvame!)

(¡Sálvame!)

(Te voy a dar todo el dinero que desees, pero sálvame!)

El que único que podría ayudarlo ya se había ido.



Al final, Stafan murió lentamente con un dolor insoportable en su abdomen.




17 comentarios:

  1. Buen capitulo, gracias por la traducción.

    ResponderEliminar
  2. sebastian en accion !!! increible !!! xD

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el capitulo deseando leer mas

    ResponderEliminar
  4. Esperaba la continuacion, exelente capitulo se agradece la traduccion, bien merecido se lo tenia, ahora le toca al otro caer. Go Sebas

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por esta gran traducción espero pronto la continuación.

    ResponderEliminar
  6. gracias por el nuevo capitulo

    ResponderEliminar
  7. Vine a leer este capitulo a pesar de que ya me lei la version en ingles solo por ese final, este arco es de mis favoritos, tiene de todo, lagrimas, acción, risas, sigue asi

    ResponderEliminar
  8. Exelente capitulo gracias por traducirlo sebas

    ResponderEliminar
  9. Exelente capitulo gracias por traducirlo sebas

    ResponderEliminar
  10. Exelente capitulo gracias por traducirlo sebas

    ResponderEliminar
  11. Para mi Sebastian es el mejor personaje que hay , Brian tmb me empezó a. Caer bien

    ResponderEliminar
  12. bien sebas ese gordo feo se lo merecía :D gracias por el capitulo

    ResponderEliminar
  13. Ahora mi corazon esta en paz, despues de ver morir a ese maldito justo como lo merecia; muchas gracias por la traduccion :D

    ResponderEliminar
  14. De la hostia, joder!! denle una Loli a Sebas Tian

    ResponderEliminar